9 Feb 2024
Las cartas de Eléonore
Las cartas de Eléonore

Pero, ¿qué es este conjunto de cartas escritas a mano, llenas de errores ortográficos y todas adornadas con sellos de cera y sus cintas de seda de colores? ¿Qué tesoro tenemos aquí? ¡Imaginen, señoras y señores, una colección de 43 cartas escritas a mano, nada menos que eso! Y no son solo cartas cualquiera, sino las correspondencias dirigidas a su padre por una figura de la alta nobleza francesa del norte de Francia, ¡la Maréchale d'Hocquincourt en persona!

¿Quién era exactamente esta Maréchale d'Hocquincourt? Bueno, amigos míos, permítanme presentarles a Éléonore d'Estampes de Valençay, una mujer con un destino tan fascinante como tumultuoso. Hija de Jacques d'Estampes, señor de Valençay y Happlaincourt, gobernador de Calais, se casó en 1628 con Charles de Monchy, marqués d'Hocquincourt, mariscal de Francia y gobernador general de Péronne, Montdidier y Roye. Aquí tienen un matrimonio característico de las grandes uniones de esa época, que tradicionalmente vinculaban a dos grandes familias aristocráticas con intereses convergentes.

Estas cartas dirigidas a su padre por Éléonore, antes y después de su matrimonio, nos invitan a conocer su mundo durante casi veinte años. Descubrimos a una joven llena de inocencia y obediencia infantil, residente en Boran-sur-Oise. Luego, a lo largo de las misivas, vemos a Éléonore crecer y abordar temas más serios, especialmente cuando reside en Plainville o París. Habla de los rumores políticos que escucha, de los movimientos de tropas que observa, de las visitas que recibe, de los conflictos con su esposo que abusa de su dote (¡qué horror!)... ¡Ah, las alegrías del matrimonio!

Pero Éléonore no se limita a difundir rumores políticos a su padre o a hablar de sus dificultades matrimoniales, ¡no! También transmite al patriarca noticias sobre su familia, especialmente las mujeres que la componen. Su madre Louise Blondel de Joigny, su "madre de vida" (un apelativo que probablemente se refiera a su nodriza), su hermana Charlotte, monja y luego abadesa, su tía o amigas de la familia, etc. Y también le informa sobre cuestiones que podrían serle útiles en la gestión de sus asuntos. Se percibe la importancia del papel que desempeña en su familia. Y, casada o no, es invariablemente con su apellido de soltera ("E. d'Estampes") con el que firma sus cartas a su padre, quien las anota a medida que las recibe, indicando después de su matrimonio su nombre de casada: "Mi hija d'Hocquincourt". Solo para estar seguro de no confundirse…

Podemos decirlo: la vida de Éléonore no fue un largo río tranquilo. Fue madre de ocho hijos, ¡entre ellos... siete varones! Varios de los cuales siguieron los pasos de su padre y abuelo en la carrera militar. Y, imaginen que un buen día, su esposo decidió (según dicen, para agradar a otras mujeres) traicionar la corte del Rey de Francia y unirse a los españoles en 1655... ¡Nada menos! Terminó perdiendo la vida en 1658 durante la defensa de Dunkerque para los españoles, que tenían la ciudad en su poder en ese momento. Viuda, Éléonore también tuvo la desgracia de ver morir a dos de sus hijos en operaciones militares, en 1665 y 1675. Pero no perdió el coraje y emprendió una acción legal en 1667 contra las casas de Nesle y Montcavrel, para reclamar una suma que se le debía. El Parlamento casi inmediatamente falló a su favor, pero el procedimiento parece haberse reactivado después de su muerte en 1679... ¡Una verdadera saga!

Pero volvamos a nuestras cartas. No solo constituyen un testimonio precioso de la vida familiar y del papel social de las mujeres de la alta nobleza francesa, sino que también son hermosas de leer y... ¡de ver! Los sellos de cera, los testigos de seda de colores, el manejo del idioma francés, el formalismo con el que están impregnadas y el encanto de las fórmulas que Éléonore emplea para expresar sus sentimientos... todo está ahí para sumergirnos en la atmósfera de la época. Y la ortografía de estas misivas, prácticamente inexistente, no refleja ninguna negligencia por parte de Léonore, sino más bien su falta de formación académica. Esto aún era así en su época para muchas mujeres, independientemente de su rango y condición. Esto solo hace que estas líneas escritas a su padre en la mayor ignorancia de las reglas "aurtaugráficas" (lo que no deja de atraer la ira de su padre) sean más conmovedoras.

En conclusión, queridas lectoras y queridos lectores, esta colección de cartas de la Maréchale d'Hocquincourt es un verdadero tesoro histórico. Nos permiten sumergirnos en la intimidad de una familia de grandes señores de la guerra franceses en el siglo XVII y revelar algunas realidades de la vida de las mujeres dentro de la nobleza de espada de esa época. Si les gusta sumergirse de cabeza en documentos que los transportan varios siglos atrás, con el riesgo de tener dificultades para regresar, Éléonore d'Estampes de Valençay los está esperando... ¡No duden en escribirle, transmitiremos el mensaje!
publicado por  Cecilie a  11:41 | Enlace permanente | comentarios [0]



23 Ago 2023
Inteligencia Artificial y Libros Antiguos


Queridas lectoras y queridos lectores, ¡el silencio de este blog ha durado demasiado!

Desde la última vez que hablamos, ha corrido mucha agua bajo el puente (a pesar de la actual sequía en Europa). Sí, los dramáticos días de confinamiento sanitario han quedado atrás, y El amor a los libros en tiempos de Covid-19, una sección de este blog diseñada para hacer mi aislamiento (y el vuestro) menos doloroso, es ya un viejo recuerdo. Pero también está el frenesí sin par del mundo moderno, que sustituye rápidamente una angustia por otra y que, después de haber hecho sonar la campana en los cuatro puntos cardinales, ya ha pasado a otras muchas cosas.

"Tempus fugit". Uno se pregunta si es el tiempo el que huye , o si no somos más bien nosotros.

Mientras hablo, es la llamada "Inteligencia Artificial" (IA) la que está de actualidad. La más famosa de ellas, cuyo nombre ligeramente robótico parece temerse que llegue a ser tan inmortal como el de Platón, Shakespeare o Einstein, acaba de ser declarada persona non grata en Italia, tras haber sido prohibida en cuatro países bien conocidos por su incomparable papel de Sospechosos Habituales en la política internacional: China, Corea del Norte, Irán y Rusia. Hay que reconocer a Italia su valentía, rayana en la temeridad, al unirse a semejante compañía. Pero no es la única preocupada por el avance de la inteligencia artificial en nuestras democracias. Casi al mismo tiempo, algunos multimillonarios conocidos y menos conocidos acaban de firmar una petición en la que piden una "suspensión temporal" de los avances de la inteligencia artificial, por considerar que amenazaría el equilibrio del mundo. Parece mentira que estos señores hayan podido participar en la avalancha de tecnologías que han revolucionado nuestras vidas (y no siempre para mejor) en los últimos treinta años.

Este blog no pretende ser un foro militante, y espero que aquellos de ustedes que tengan una percepción diferente de lo que digo en el párrafo anterior me perdonen por no poder ser su paladín en este tema. Afortunadamente, mi propósito no es polemizar: más bien quería abordar una cuestión sobre la que tengo algo más de experiencia: la del lugar de la inteligencia artificial en nuestro mundo de bibliófilos.

La historia de la ciencia bibliográfica es la de un lento florecimiento, que ha permitido pasar de una lista casi indiscriminada de libros a la elaboración de repertorios extremadamente bien documentados que cubren, de manera más o menos específica, mil aspectos de los libros antiguos y raros. Autores, temas, lugares y fechas de impresión, talleres de impresión, tiradas y papeles, ilustradores, traductores, encuadernaciones, procedencias, etc. La lista es larga, tan vasto es el universo del libro impreso desde su origen.

Por ejemplo, ¿conoce el National Union Catalogue? Se trata de un extraordinario proyecto editorial que recoge todos los libros impresos antes de 1956 que se encuentran en las bibliotecas de conservación públicas y universitarias de Estados Unidos. Recuerdo cuando lo consultábamos en la librería utilizando un voluminoso y prehistórico lector de microfichas que reproducía íntegramente los setecientos cincuenta y cuatro volúmenes en folio de la edición impresa.

La tecnología de la información ha supuesto una contribución inestimable a este esfuerzo benedictino por clasificar los libros. Hoy, gracias al desarrollo de Internet, no sólo podemos consultar muchos catálogos colectivos nacionales, que ofrecen una perspectiva más amplia que el National Union Catalogue, sino que a menudo podemos buscar en el contenido de los propios libros. Y ahora la llegada de la inteligencia artificial está ampliando exponencialmente las posibilidades de la informática, aportando avances muy significativos a estas herramientas de búsqueda.

En efecto, el reconocimiento de caracteres, la detección de patrones lingüísticos complejos y el barajado de cantidades gigantescas de información permiten ahora hacer descubrimientos sensacionales que habrían sido imposibles hace sólo unos años.

Hace dos meses se anunció que una obra de teatro manuscrita y anónima conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid se atribuía al gran dramaturgo español Lope de Vega. Este resultado se obtuvo con la ayuda de varias herramientas de inteligencia artificial, que fueron capaces de descifrar el manuscrito y compararlo con su base de datos de modelos lingüísticos.

A mi humilde nivel, sólo puedo congratularme de que el conocimiento de los libros antiguos y raros adquiera nuevas dimensiones que abren nuevas puertas. ¿Qué pueden reprochar a esto los detractores de la inteligencia artificial? Por mi parte, me da mucha pena pensar que con nuestras herramientas bibliográficas convencionales este manuscrito de Lope de Vega seguiría durmiendo, ignorado por todos, en el fondo de un trastero.

Tengo una pequeña anécdota personal sobre este tema.

Hace unos meses, el Syndicat de la Librairie Ancienne et Moderne me honró con un "retrato de librero". Me invitaron a describir mi trayectoria profesional y mis aspiraciones en el apasionante mundo de las librerías de libros raros, así que dediqué el primer párrafo a evocar mi vida con los libros antiguos "desde la infancia".

Los libros antiguos forman parte de mi vida desde la infancia. Aunque mis padres fundaron inicialmente una librería en París en 1969, poco después decidieron dirigirla desde casa, lo que llenó nuestras sucesivas casas (mis padres se mudaron varias veces) de encuadernaciones antiguas, folletos, legajos de documentos y manuscritos de todo tipo. Esto no me convirtió en bibliófilo en pantalones cortos, pues primero fui lector y mi curiosidad por los libros antiguos no se despertó hasta la edad adulta, pero su presencia silenciosa a mi lado desde una edad temprana tuvo el efecto de establecer una especie de familiaridad natural entre nosotros. Continuar mi vida entre libros no fue ni una elección ni una vocación, sino más bien lo que yo llamaría "una forma de ser".

¿Qué tiene esto que ver con la inteligencia artificial? Pues aquí lo tienen:

Hace poco, Google me avisó de que una obra antigua conservada en la Bibliothèque Municipale de Lyon aparecía asociada a mi nombre en los registros de Google Books. Como saben, esta poderosa empresa se ha comprometido a digitalizar un gran número de libros conservados en colecciones públicas de todo el mundo, poniendo su contenido a disposición del público. Gracias a una tecnología muy avanzada de reconocimiento de caracteres, también es capaz de indexar el contenido de estos libros, e incluso las inscripciones manuscritas que contienen.

La foto que se muestra a continuación fue sacada de Google Books, que detectó mi firma en una de las guardas de este libro. ¿Adivinó la inteligencia artificial de Google Books que yo solamente era un niño cuando escribí mi nombre a lápiz en este libro antiguo? ¿Tiene imaginación? ¿Puede verme? Sentado en el suelo, sacando la lengua y escribiendo mi nombre en un libro antiguo que había "cogido prestado" a mis padres (¡sacrilegio!), un libro antiguo que mis padres venderían más tarde, ignorantes de mi fechoría, a la Bibliothèque Municipale de Lyon. Su conservador de entonces, el Sr. Parguez, era uno de sus clientes más fieles... ¿Puede la inteligencia artificial contar una historia así? No puedo evitar dudarlo.




Lo que puedo decirles sin dudarlo un solo segundo, en cualquier caso, (parafraseando a Guillaumet rescatado de los Andes, para los que hayan leído a Saint-Ex), es que la emoción que sentí al descubrir estas líneas torpemente escritas... ninguna máquina podrá sentirla jamás.

Y no puedo evitar sonreír al pensar que a mis cincuenta y dos años, después de más de treinta en el comercio del libro y miles de libros raros cuyos caminos han pasado por mis manos, Google Books sólo me asocia con un sólo libro antiguo, ¡aquel en el que escribí mi nombre cuando apenas tenía cinco años! Qué ironía...

¿Y tú? ¿Qué opinas de la inteligencia artificial y los libros antiguos?

Unos enlaces :

Lope de Vega

El retrato de librero del Slam

El libro de la Biblioteca de Lyon digitalizado en Google Books
publicado por  Julien a  11:28 | Enlace permanente | comentarios [2]



4 Jun 2020
¿Puede el libro antiguo ser una inversión?


Hace unos años, uno de mis clientes preguntó mi opinión acerca del libro antiguo como inversión. Os adjunto unos extractos de la respuesta que le hice llegar en este momento:

La idea del libro antiguo y raro visto como una inversión tiende a dividir la comunidad de los libreros profesionales. La International League of Antiquarian Booksellers (ILAB) (a la cual somos afiliados a través dos de sus asociaciones, la española y la francesa) incluye en particular, desde hace unos años, la recomendación para sus miembros de no incitar a considerar el libro antiguo como una inversión o de no asemejarlo a un producto financiero. Tal prudencia es comprensible cuando uno recuerda algunas aventuras como la de Aristophil!
No obstante, la dimensión patrimonial, en todos los sentidos de la palabra, del libro antiguo parece obvia y los compradores de libros raros siguen alimentando, en su inmensa mayoría, la esperanza de que su última adquisición ganará valor en el futuro (o que, por lo menos, no perderá valor).

Recordemos unas ideas preliminares:

  • En términos generales, el valor de los libros antiguos tendía antiguamente a crecer con el tiempo, lo que respondía a cierta lógica si pensáis que la rareza también tiende a crecer con el tiempo.

  • Hace unos veinte años, el mercado del libro antiguo empezó a convertirse en global, con la revolución de internet que puso al alcance de todos millones de libros raros en todo el mundo.
    Qué efectos produjo el desarrollo de internet en el mercado del libro raro? Son obviamente múltiples y el objetivo de esta pequeña visión general no es el de ofrecer un informe completo pero desearía insistir en dos consecuencias importantes: 1). El acceso al mundo virtual ha proporcionado a todos unos conocimientos que hasta la fecha sólo estaban al alcance de un pequeño número de eruditos, de bibliotecarios profesionales y de libreros experimentados. 2). La redefinición de la idea de rareza con la toma en cuenta de internet como una nueva herramienta indispensable para medir la disponibilidad de un título y su precio. Antes de la aparición de internet, nada podía reemplazar la experiencia personal y hasta los libreros más experimentados podían llegar a tener une visión incompleta del mercado.

  • Como todos los mercados (y también el mercado de los productos financieros, sea dicho de paso) el mercado del libro antiguo es sujeto a coyuncturas y modas que pueden llegar a ser difíciles de prever. Tanto es así que es imposible considerarlo como una entidad única con movimientos ordenados.

  • Hoy en día, el mercado del libro antiguo sigue perturbado por la revolución de internet. Por ejemplo, algunos libros raros se encuentran actualmente disponibles a la venta en varios ejemplares, lo que empuja generalmente su precio a la baja pero se trata probablemente de un movimiento temporal y después de algún tiempo (¿tal vez diez años más?) el precio de estos libros puede que vuelva a subir porque los pocos ejemplares actualmente disponibles ya no se encontrarán en el mercado en el mismo momento.

  • A pesar de la revolución de internet, algunos libros extremadamente raros e importantes logran todavía precios elevados en subastas y un rápido vistazo a los catálogos de libreros y las ferias de libros raros, muestra que numerosos libros raros de alto nivel alcanzan precios muy elevados.



Qué hay que pensar entonces del potencial actual de los libros antiguos como inversión?

Mi respuesta es: sí, algunos libros raros pueden ser una inversión que puede eventualmente llegar a proporcionar beneficios significativos tras una o dos décadas (diez o veinte años). Dicho esto no es una inversión sin riesgos. En esta perspectiva, valoraría el riesgo de perder dinero desde "moderado" hasta "relativemente alto", en función de varios factores: quién os asesora, sobre qué tema queréis coleccionar, etc.

Algunos consejos:

  • No penséis solamente como un inversor. Atribuir un valor y estar preparados en pagar un precio para vivir vuestra pasión de la bibliofilia. La idea debería ser comprar libros que valen el precio que paguéis en el momento de su compra, y de mantener una política de compra ordenada que disminuya el riesgo de ver el valor de vuestra inversión reducirse significativamente en el futuro. Obtener un retorno de vuestra inversión debería ser la guinda del pastel, ¡no el pastel!

  • Ser selectivos: intentar definir la perspectiva de vuestra colección con unas palabras, luego intentar reducir estas palabras a una combinación que puede llegar a convertir el enfoque de vuestra colección en único y reconocible pero no fuera de vuestro alcance.

  • Tomad el tiempo de crear y consolidar una relación personal con un puñado de libreros experimentados. Los profesionales de ILAB son generalmente extremadamente fiables y experimentados y si deseáis invertir vuestro tiempo y alguna cantidad de dinero, encontraréis probablemente unos buenos guías para ayudaros en vuestro proyectohttps://www.ilab.org



¿Y vosotros? ¿Qué opináis?
publicado por  Julien a  17:39 | Enlace permanente | comentarios [3]



6 May 2020
Cómo llegaste a ser un(a) bibliófilo(a)?


Entre los grandes misterios de la creación uno es a menudo olvidado en la cosmogonia clásica: como llega uno(a) a ser bibliófilo(a)?

Sin embargo ¡todos nos acordamos del primer libro antiguo que hemos adquirido! Por lo que a mí se refiere, fue una memoria del siglo XVIII en italiano, la descripción de una máquina agrícola... un magnífico ejemplar en gran papel azul, encuadernado en la época en pergamino dorado. Tenía entonces dieciocho años... y había nacido en una familia de libreros, siempre rodeado de libros antiguos.

Treinta años más tarde, decenas de miles de libros han pasado por mis manos, modestos o de gran valor, pero mi fascinación queda intacta - tanto por los libros como por la historia de los ejemplares y de sus propietarios.

¡Comparte tu testimonio y contribuye a enseñar al mundo la diversidad increible de nuestro mundo de bibliófilos!

Así que.. ¿Cómo llegaste a ser un(a) bibliófilo(a)?
publicado por  Julien a  19:02 | Enlace permanente | comentarios [0]



25 Abr 2020
¿Te gusta enseñar tu colección de libros?


¡En pleno confinamiento la pregunta puede parecer un poco perversa! [}:)] Pero si tus libros empiezan a sentirse agobiados, ¿por qué no darles un paseo (virtual)?

Mándanos una foto de tu libro favorito con una líneas de explicación, y la publicaremos en tu nombre en este blog (Lo puedes hacer tú mismo en el blog, si tu imagen ya está en línea, incluyendo en tu comentario el tag correspondiente y url de la imagen).

Como ya sabes, a nosotros nos encanta enseñar nuestros libros y te invitamos a visitar nuestra vitrina de libros antiguos que renovamos esta mañana.

Esperamos tus imágenes! Cuídate y hasta pronto
publicado por  Julien a  16:40 | Enlace permanente | comentarios [1]



12 Abr 2020
Una caza de huevos de Pascua para bibliófilos


En esta situación de confinamiento total, la tradicional caza de huevos de Pascua puede llegar a ser poco práctica. Afortunadamente, ¡hay una librería abierta detrás de esta pantalla! Te invitamos a jugar con nosotros y encontrar los huevos de Pascua diseminados en nuestras descripciones de libros en la página web de la librería Comellas.

Para entrar en la página web de la librería, sólo tienes que hacer clic en el enlace "Visitar la librería" situado en la parte superior de la columna de la derecha en este blog.

Hay 99 huevos de Pascua como el que te enseñamos a continuación. El lector, o la lectora, que encuentre la mayor cantidad antes del próximo martes día 14 de abril a las 12h00 (hora de Barcelona) ganará una "cesta bibliofílica" con una selección de catálogos impresos, un libro de bibliografía escogido entre una lista de títulos disponibles, y un vale de descuento del 25% válido durante 30 días.



Para participar sólo tienes que identificarte o registrarte en nuestra web y dejar un comentario en este blog con la cantidad de huevos encontrados (te pediremos eventualmente los números de referencia de los libros donde los has encontrado). ¡Atención! Si el botón "Live Support" luce el color verde, puedes obtener 5 números de referencia haciendo clic en el botón para iniciar una conversación en directo con nosotros!



Buena suerte a todos!
publicado por  Julien a  15:06 | Enlace permanente | comentarios [9]



4 Abr 2020
¿Lees tus libros antiguos?


Una pregunta profana que nos hacen a menudo, a nosotros libreros de libros raros, es si nuestros clientes "leen sus libros antiguos?"...

Según una idea todavía bastante común (y - hay que decirlo - alimentada desde el siglo 19 por sus retratos dibujados en la literatura), los bibliófilos serían como "fetichistas de libros" obsesionados por toda clase de detalles sin sentido y para quienes la posesión representaría el grueso de su interés por el libro en general.

Como librero creo poder opinar al respecto (y la lectura de varios comentarios escritos por los usuarios de nuestro blog nos proporciona varios indicios de respuesta) pero antes de testificar... ¡me gustaría conocer tu opinión! Así que me limitaré a escribir la primera línea de mi respuesta: "Sí, ¡mis clientes saben leer!...".

Te toca hablar ¡ahora!

Si ya te has identificado, haz clic aquí para dejar tu comentario

Para identificarte o crear una cuenta de usuario, haz clic aquí
publicado por  Julien a  16:16 | Enlace permanente | comentarios [4]



23 Mar 2020
Tus libros y tú


Así que... aquí estamos, (casi) todos confinados en nuestras casas por culpa de este maldito virus...

Para nosotros bibliófilos, las (numerosas) horas que tendremos que pasar en pareja, en familia o en soledad son también una buena ocasión para acercarnos de nuevo a los amigos que nos acompañan en silencio desde las estanterías de nuestras bibliotecas: los libros de nuestra colección!

Para fomentar el diálogo entre bibliófilos confinados hemos abierto esta nueva categoría de nuestro blog: "El Amor (de los libros) en tiempos de COVID-19".

Hoy tu colección de libros tiene la palabra, mediante las respuestas a 6 preguntas muy sencillas.

Tu participación es esencial: sin tí este proyecto no tiene sentido!

- ¿Cuál es tu temática?

- ¿ Cuántos títulos?

- ¿Fecha del más antiguo?

- ¿Fecha del más reciente?

- ¿Cuándo se inició la colección?

- ¿Cuándo fue la última adición a la colección?


Si ya te has identificado, haz clic aquí para dejar tu comentario

Para identificarte o crear una cuenta de usuario, haz clic aquí

Estamos impacientes de leeros! Hasta ahora en línea!
publicado por  Julien a  19:23 | Enlace permanente | comentarios [4]





Página 1 de 91 2 3 4 5 6 7 8 9


Visitar la librería

- -

Contacte con nosotros

BUSCAR
ENCUESTA
¿Cuantos libros antiguos y raros conserva usted en su biblioteca?
Menos de 10
De 10 a 50
De 50 a 100
De 100 a 500
De 500 a 1000
Más de 1000
CATEGORÍAS
Retratos [ 3 ]  RSS ATOM
Series [ 0 ]  RSS ATOM
    Cabinet de Curiosités  [ 1RSS ATOM
    Falta en WorldCat  [ 1RSS ATOM
    Grandes impresores  [ 5RSS ATOM
Tesoros y baratijas [ 53 ]  RSS ATOM


ARCHIVO BLOG

CONTADOR
Visitantes    847911
Usuarios conectados 7