El Blog

 

¿Puede el libro antiguo ser una inversión?

[ 4 Jun 2020 ]
 


Hace unos años, uno de mis clientes preguntó mi opinión acerca del libro antiguo como inversión. Os adjunto unos extractos de la respuesta que le hice llegar en este momento:

La idea del libro antiguo y raro visto como una inversión tiende a dividir la comunidad de los libreros profesionales. La International League of Antiquarian Booksellers (ILAB) (a la cual somos afiliados a través dos de sus asociaciones, la española y la francesa) incluye en particular, desde hace unos años, la recomendación para sus miembros de no incitar a considerar el libro antiguo como una inversión o de no asemejarlo a un producto financiero. Tal prudencia es comprensible cuando uno recuerda algunas aventuras como la de Aristophil!
No obstante, la dimensión patrimonial, en todos los sentidos de la palabra, del libro antiguo parece obvia y los compradores de libros raros siguen alimentando, en su inmensa mayoría, la esperanza de que su última adquisición ganará valor en el futuro (o que, por lo menos, no perderá valor).

Recordemos unas ideas preliminares:

  • En términos generales, el valor de los libros antiguos tendía antiguamente a crecer con el tiempo, lo que respondía a cierta lógica si pensáis que la rareza también tiende a crecer con el tiempo.

  • Hace unos veinte años, el mercado del libro antiguo empezó a convertirse en global, con la revolución de internet que puso al alcance de todos millones de libros raros en todo el mundo.
    Qué efectos produjo el desarrollo de internet en el mercado del libro raro? Son obviamente múltiples y el objetivo de esta pequeña visión general no es el de ofrecer un informe completo pero desearía insistir en dos consecuencias importantes: 1). El acceso al mundo virtual ha proporcionado a todos unos conocimientos que hasta la fecha sólo estaban al alcance de un pequeño número de eruditos, de bibliotecarios profesionales y de libreros experimentados. 2). La redefinición de la idea de rareza con la toma en cuenta de internet como una nueva herramienta indispensable para medir la disponibilidad de un título y su precio. Antes de la aparición de internet, nada podía reemplazar la experiencia personal y hasta los libreros más experimentados podían llegar a tener une visión incompleta del mercado.

  • Como todos los mercados (y también el mercado de los productos financieros, sea dicho de paso) el mercado del libro antiguo es sujeto a coyuncturas y modas que pueden llegar a ser difíciles de prever. Tanto es así que es imposible considerarlo como una entidad única con movimientos ordenados.

  • Hoy en día, el mercado del libro antiguo sigue perturbado por la revolución de internet. Por ejemplo, algunos libros raros se encuentran actualmente disponibles a la venta en varios ejemplares, lo que empuja generalmente su precio a la baja pero se trata probablemente de un movimiento temporal y después de algún tiempo (¿tal vez diez años más?) el precio de estos libros puede que vuelva a subir porque los pocos ejemplares actualmente disponibles ya no se encontrarán en el mercado en el mismo momento.

  • A pesar de la revolución de internet, algunos libros extremadamente raros e importantes logran todavía precios elevados en subastas y un rápido vistazo a los catálogos de libreros y las ferias de libros raros, muestra que numerosos libros raros de alto nivel alcanzan precios muy elevados.



Qué hay que pensar entonces del potencial actual de los libros antiguos como inversión?

Mi respuesta es: sí, algunos libros raros pueden ser una inversión que puede eventualmente llegar a proporcionar beneficios significativos tras una o dos décadas (diez o veinte años). Dicho esto no es una inversión sin riesgos. En esta perspectiva, valoraría el riesgo de perder dinero desde "moderado" hasta "relativemente alto", en función de varios factores: quién os asesora, sobre qué tema queréis coleccionar, etc.

Algunos consejos:

  • No penséis solamente como un inversor. Atribuir un valor y estar preparados en pagar un precio para vivir vuestra pasión de la bibliofilia. La idea debería ser comprar libros que valen el precio que paguéis en el momento de su compra, y de mantener una política de compra ordenada que disminuya el riesgo de ver el valor de vuestra inversión reducirse significativamente en el futuro. Obtener un retorno de vuestra inversión debería ser la guinda del pastel, ¡no el pastel!

  • Ser selectivos: intentar definir la perspectiva de vuestra colección con unas palabras, luego intentar reducir estas palabras a una combinación que puede llegar a convertir el enfoque de vuestra colección en único y reconocible pero no fuera de vuestro alcance.

  • Tomad el tiempo de crear y consolidar una relación personal con un puñado de libreros experimentados. Los profesionales de ILAB son generalmente extremadamente fiables y experimentados y si deseáis invertir vuestro tiempo y alguna cantidad de dinero, encontraréis probablemente unos buenos guías para ayudaros en vuestro proyectohttps://www.ilab.org



¿Y vosotros? ¿Qué opináis?
 
El Amor (de los libros) en tiempos de COVID-19
publicado por  Julien a  17:39